Desperados, por un puñado de temas

Desperados, por el periodista Eduardo Izquierdo

Imagen

Póker y Bourbon. Casi 30 años después de titular una canción con esas dos palabras en su primer mini-LP titulado simplemente Desperados, como la banda, siguen definiendo a la perfección la filosofía de aquellos cinco tipos que se juntaron, simplemente, para hacer rock and roll como las bandas a las que admiraban. No les faltaba experiencia.  Fernando y Guille Martín, hermanos, habían hecho sus pinitos en Martin & The O Rocks y Números Rojos, y Rafa Hernández, Amando Cifuentes y Juan Luis Vizcaya formaban parte de Octubre. A su experiencia se unieron sus gustos comunes. Todos admiraban el buen rock americano y las canciones de los Rolling Stones, así que la cosa fue sencilla, al menos al principio. En 1986 publican el citado mini-LP en el que además de «Póker y Bourbon» se incluye «Molly», otro de sus himnos cuyo hilarante videoclip, de obligada visualización, fue grabado en un parque de atracciones.

Imagen

Imagen

No dejan pasar ni un año para publicar su segundo trabajo, ¿Qué hay de nuevo viejo?, en el que inciden en sus influencias americanas de raíces a las que añaden el surf o el rockabilly. «Esto no es América» o «La llave maestra» se unen sin problemas a su ya existente  lista de clásicos. Igual que sucederá en 1989 con «El Golpe» y «La Tormenta», ambos extraídos del disco titulado como la primera o «Flores Muertas» cover en castellano del «Dead Flowers» de los Stones que muchos consideran, hoy en día, la mejor adaptación de una canción extranjera en lengua cervantina y en la que se basaron grupos como Justo y los Pecadores para hacer sus posteriores revisiones.

Imagen

Nunca fueron grandes. O lo fueron siempre, aunque poca gente se dio cuenta de ello. Ni siquiera que músicos tan contrastados como Julián Infante, Juanma “Elegante” o Josele Santiago formaran puntualmente partes de sus filas les dio la dosis necesaria de notoriedad. Se fueron por la puerta de atrás, como habían llegado, a principios de los 90. Sin pretensiones. Sin aspavientos. Con un excelente disco titulado Tan alto como nos dejen, tan fuerte como podamos, y la sensación de que aquello podía haber sido mucho más. Sólo hay que escuchar el recopilatorio Por un puñado de temas, editado poco después. Lo reintentaron en 1997, sólo con la presencia de los hermanos Martín y bajo el nombre de los Neverly Brothers, pero el proyecto llevaba demasiado tiempo fuera de circulación y la cosa, de nuevo, no funcionó. Munición desaprovechada. La que queda encasquillada en el fondo del tambor. Aquella que sabes que si hubiera enfilado su camino por el cañón, hubiera acertado con su objetivo. Al fin y al cabo, sólo una bala perdida más.

Las fotos corresponden al concierto de Desperados en la sala Otto Zutz (Barcelona), del día 7 de diciembre de 1986

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s