Soy un hombre enfermo

LOS DELTONOS por MANUEL CELEIRO

Imagen

LOS DELTONOS, Plaça Reial (Barcelona), 23 de septiembre de 1994

Finalizando la década de los ochenta un servidor estaba muy metido en el blues. Como principales culpables podríamos citar al malogrado Stevie Ray Vaughan, los Fabulous Thunderbirds de su hermano Jimmie y el galopante y vacilón ritmo trotón de George Thorogood y sus Destroyers. Y mientras me sumergía en los secretos de tan vetusto género buscando sus raíces y su pasado llegaban noticias de un poderoso trío cántabro que no dejaba títere con cabeza a su paso mientras predicaba la religión del ritmo y el blues. Obviamente no tardamos, mi hermano y un servidor, a lanzarnos en la búsqueda de material.

Imagen

LOS DELTONOS, Sala Zeleste II (Barcelona), 3 de junio de 1989

Su álbum debut, Tres Hombres Enfermos (1990), era pura dinamita. Sonaba de lujo y nos daba la oportunidad de identificarnos, letras en castellano, una banda nacional, con la mística y la métrica del blues como nadie ha conseguido si exceptuamos quizás a los Mermelada de J. Teixi. Pocos recuerdos guardo de su primera visita a Barcelona gracias al entusiasmo del añorado Pepe Communiqué. Eran los años bárbaros (muy bárbaros) y aquella debió ser una más de las muchas aventuras nocturnas que la neblina emborrona. Si tengo, en cambio, muy claro su posterior paso por KGB. Una sala llena hasta los topes, con una expectación inusual y con la audiencia a punto de explotar. Y así sucedió, desde que tocaron la primera nota hasta el último bis aquello fue el acabose. Sudor, cervezas volando, saltos, estribillos (los de «No Señor» o «Soy Un Hombre enfermo» atronaron entre las chorreantes paredes de la sala), empujones en las primeras filas y la sensación final de ebria felicidad que solo te puede dejar un buen concierto de rock. Fans a muerte los seguimos a todas partes cada vez que vinieron, que fueron muchas, ya que Catalunya era una de sus plazas fuertes, y también por las Españas. Pequeños pueblos y  grandes capitales quedaban a su merced tras presenciar su electrizante espectáculo. Recuerdo una noche en El Morell (Tarragona) con jugosa anécdota incluida con algunos de los miembros de Els Pets por medio pero eso será para otra ocasión… Ni una mala noche, ni un concierto fallido, en su peor versión eran mejores que muchos y cuando la máquina estaba engrasada, que era casi siempre, no tenían rival.

Imagen

LOS DELTONOS, sala Zeleste II (Barcelona), 12 de mayo de 1993

Con su segundo álbum, Bien Mejor (1992), estaban en la rampa de lanzamiento, prácticamente llenan Zeleste 1 (ahora Razzmatazz) en su presentación barcelonesa y su club de fans, el pintoresco Club Enfermo, andaba en más de 20.000 afiliados, pero llegó la demanda del sello discográfico, la famosa sentencia judicial y con ella el frenazo en seco. Reaparecieron con Ríen Mejor (1996), un disco mucho más duro, funk, con riffs de guitarra escuela metal y Hendrik enfundado en camisetas de Pantera. La mala leche y la tensión acumulada estallaron en un disco al que el tiempo ha sentado extrañamente bien. Pero todo pasa factura y la mente y el organismo piden descanso. Rearme moral y físico, paso de terceto a cuarteto con la presencia de Fernando Macaya y Pablo Z junto a Hendrik e Iñaki García. Y, a partir de ahí la elegancia y el buen hacer se abren paso poco a poco pero sin pausa. Sólido (2003) es el asentamiento de la nueva formación, un disco que avanza la dirección que quieren tomar y la excusa perfecta para rodar de nuevo los ejes en la carretera. Rodaje que desembocó en uno de los mejores discos de rock en castellano jamás grabados. Es mi opinión y la sostengo contra viento y marea. GT (2005) lo tiene todo. Un sonido ya definido, la constatación del crecimiento de Röver como letrista y canciones, «Noroeste», que dejan huella. Y así siguen, entregando trabajos notables, Buenos Tiempos (2008), o magníficos. Los recientes La Caja de los Truenos (2011) y el EP Saluda al Campeón (2012) y dejando sello de su clase en cada escenario que pisan.

Imagen

LOS DELTONOS, sala Garatge Club (Barcelona), 17 de febrer de 1996

Los Deltonos son parte importante de la banda sonora de mi vida por muchas razones. Una de ellas es que su evolución musical ha circulado paralela a la mía, o un servidor a la de ellos, creando un lazo emocional y musical que ha ido más allá de la relación entre grupo y seguidor. Veintisiete años en el camino del rock. Se dice fácil pero no lo es. Y más en un país como el nuestro. No hace falta dar explicaciones, todos sabéis lo que es el rocanrol en esta tierra. Es un lujo del que no podemos prescindir que continúen en activo. Es un verdadero placer poder ver como enchufan los amplificadores y arrancan con ese sonido crujiente que sabe a norte y a sur. A borrascas y nieblas. A asfalto y volante. A resacas y risas. A pasado y a presente.  A Gasoil y Chocolatinas.

Fight for Your Right To Party!

De nuevo ayer fue un gran dia para este proyecto llamado Balas Perdidas. Genial la presentación en la sala El Sol de Madrid. Muy grande Julio Ruiz como presentador e inmenso Fernando Pardo (Sex Museum) apoyando toda una generación de músicos que consiguieron vivir en libertad. De nuevo muchísimas gracias a todos y a todas los que colaborastéis en conseguir una noche mágica.

Imagen

Y como colofón un inconmensurable concierto de Sex Museum demostrando como una bala perdida aún puede causar estragos cuando hay convicción, ganas y energía.

SEX MUSEUM, sala El Sol (Madrid), 26 de enero de 2013

Imagen

Imagen

Imagen

FUCKAINE, sala El Sol (Madrid), 26 de enero de 2013

Imagen

Incendios en El Sol

Pues hoy toca vaciar el cargador de Balas Perdidas en Madrid. La sala el Sol es lo que podríamos calificar como “un marco incomparable”, un sitio único por el que han  pasado en sus treinta años de historia la mayoría de las bandas que aparecen en el libro y que sigue siendo la sala de referencia de la ciudad.

Imagen

Sex Museum, sala KGB (Barcelona), 24 de marzo de 1990

Para esta ocasión estaré muy bien acompañado. Recordando batallitas, historias, mitos y leyendas tendremos a Fernando Pardo de los Sex Museum (banda que después estará tocando en la misma sala), Jose Lapuente (excantante de los Proscritos y flamante prologuista del libro) y Julio Ruiz, una de las voces clásicas que sienta cátedra desde Radio 3. Yo, por mi parte, llevaré la mejor de mis sonrisas, los zapatos limpios y dispuesto a convencer al más incrédulo.

A partir de las 20,30 h. Me recomiendan que traiga casco y extintor. Aquello va a arder.

Imagen

Sex Museum, sala La [2] (Barcelona), 10 de abril de 2008

La lista de Spotify de Balas Perdidas

Balas Perdidas merece tener una banda sonora, una guía de audición para seguir cada ficha. Nos gustaría que este fuera un libro que animara a ennegrecerse los dedos con el polvo de viejos vinilos en tiendas de discos o revisando antiguas colecciones de vinilos, Pero no todo el mundo tiene esta posibilidad y hemos elegido la plataforma Spotify para hacer una lista de lo más completa a la medida de sus posibilidades. Nos ha sido imposible encontrar temas de todas las bandas ya que desgraciadamente muchas no tienen ni un triste recuerdo en los archivos de Spotify. Estas son nuestras sugerencias:

Fotos del ayer

Fotos, besos, abrazos, libros, firmas, reencuentros, amigos, conocidos y desconocidos, risas, sonrisas, complicidad, conciertos, directos, páginas, palabras, papel, saludos, editoriales, guiños, música, proyectos, textos, respeto, luces, nostalgia, amor, guitarras, canciones, flashes, disparos, carteles, cervezas, copas, cariño, dj’s, recuerdos,  ilusión o Luís Aguilé.

Son tantas y tantas las palabras que necesitaría para definir lo de ayer… Yo tan solo tengo una: gracias. Muchas gracias a todos, sin excepción, a los que hicisteis que el Sidecar se quedara pequeño, a todos los que me prestasteis atención durante la presentación, a los que vivisteis los conciertos, a los que tocasteis en el escenario, a lo que comprasteis el libro, a los que simplemente pasasteis para apoyarme e incluso a los que no pudieron ir pero tenían ganas de hacerlo. A todos muchas gracias por conseguir que mi sueño se cumpliera. Gracias por hacer que este miércoles 23 de enero de 2013 quede grabado en mi memoria para toda mi vida.

Xavier Mercadé

FROMHEADTOTOE, sala Sidecar (Barcelona), 23 de enero de 2013

Imagen

Imagen

ULTRATRUITA, sala Sidecar (Barcelona), 23 de enero de 2013

Imagen

Imagen

C-PILLOS/ESCALONES, sala Sidecar (Barcelona), 23 de enero de 2013

Imagen

Imagen

BRIGHTON 64, sala Sidecar (Barcelona), 23 de enero de 2013

Imagen

Imagen

Tonight is the night

Sí, para esta noche nos vestiremos con nuestras mejores galas, escogeremos aquella camisa (sí, aquella) e incluso nos cambiaremos de ropa interior y  pondremos desodorante. Prepararemos la mejor de nuestras sonrisas y saldremos dispuestos a comernos el mundo. Sí, señoras y señores, hoy se presenta oficialmente y por todo lo alto el libro Balas Perdidas (66 rpm Ediciones) en la sala Sidecar. A partir de las nueve de la noche un servidor junto Albert Gil (Brighton 64) y el periodista y escritor Kiko Amat (si la gripe se lo permite) hablaremos de lo divino y de lo humano, de aquellos grupos y aquellos discos, de aquellos conciertos y aquellas canciones, de aquel recuerdo y aquella neurona perdida por una cerveza de más en noches llenas de rock and roll.

Y después de intentar solucionar el mundo bajaremos a las catacumbas del Side para reforzar nuestros enlaces con la memoria, viajar en el tiempo y recordar aquellos años en que Ultratruita intentaron ser la vanguardia en un Zeleste que ya no quería ser progresista, los C-Pillos batían el cobre para hacer el mejor rock and roll de la ciudad, los Brighton 64 querían hacer estallar bombas en su casa preparando el mejor cocktail y cuando Fromheadtotoe querían dar un paso adelante con rabia contenida y seguridad.

Quien quiera apuntarse a la fiesta puede hacerlo desde este evento de facebook.

De momento y para abrir el apetito repasemos qué está diciendo la prensa sobre Balas Perdidas:

Imagen

Imagen

Por cierto, si alguien tiene alguna duda sobre la procedencia del diseño del cartel aquí tiene el original y la copia, casi 30 años les separan:

sidecar i actual

Fang, a contracorriente

Este blog no quiero que solo sirva para hacer publicidad de un libro, queremos que la historia crezca y que cada uno pueda explicar dar su opinión, sus deseos, sus vivencias o momentos que marcaron su vida con los grupos incluidos en Balas Perdidas. Y quien mejor que los compañeros de esta pequeña gran família que es 66 rpm Edicions para hacerlo. Abre la veda Toni Castarnado (Mujer y música) para recuperar del olvido a una bran banda de Banyoles (Girona): Fang y la hipnótica voz de Mariona Aupí Vilanova.

Imagen

Fang, a contracorriente.

Texto: Toni Castarnado

Eran otros tiempos, hablamos de principios de los noventa. Proliferaban las tiendas de discos, eso aún era algo habitual, en casi cada esquina había una, vender esas rodajas que emiten sonidos a través de unos altavoces y que nos saben a gloria todavía era un negocio, el tan reivindicado vinilo estaba a la baja y el único soporte que importaba, salvo para los puristas que ahora con razón sacan pecho, era el compacto. Y había incluso, quien se atrevía a fundar un sello discográfico a partir del impulso de una tienda de discos que entonces era un filón. Pemy de Moby Disk Records en Girona era uno de ellos. Un superviviente que aún tira adelante con el primer negocio que montó. Un héroe, un osado, si bien la música ya no es exclusiva para él, aparte de cine y camisetas, también se pueden adquirir juegos de mesa y otros objetos que antes no tenían cabida en ese espacio. Renovarse o morir. Curiosamente, en los años de vacas gordas yo era un asiduo a la tienda, allí compré algunos de los discos que glosan mi colección.

Imagen

A través de uno de los trabajadores de la tienda que era un muy buen amigo mío, conocí ese rincón en Girona que tuvo dos ubicaciones distintas. Yo veraneaba e hibernaba en Platja d´Aro, no recuerdo si aún era un adolescente o si en realidad me faltaba poco para cumplir la mayoría de edad. Por aquel entonces, no solamente existían en ese pueblo costero, conocido por ser el único que abre sus comercios en domingo, tiendas de lujo, discotecas cutres y un turismo difícil de definir; allí también había bares rockeros. Y además unos cuantos. Para nosotros aquella calle era nuestro Sunset Strip particular. En ese recondito lugar me pegué las farras más bestias de mi vida. Todo valía, lo que se puede explicar y lo que no. Cuando el cuerpo no pedía guerra, había tres opciones, en verano la playa y en invierno ir a pegar unos tiros a la canasta de cualquier parque, o bien ir a casa de mi buen amigo a disfrutar de una extensa discografía que algún día yo soñaba con tener a mi alcance -creo que veinte años más tarde he cumplido de obras con ese cometido-, era una buena opción. Ir a Moby Disk era otro entretenimiento. Viví in situ como nacía el sello, ya que entonces había una movida la mar de interesante de bandas que sobre todo bebían del hardcore, la mayoría eran conocidos nuestros, asiduos a la noche, y en el famoso local Atzavara dónde proliferaban personajes de toda clase y procedencia, yo había visto muchos (demasiados) amaneceres. El catálogo del sello empezó a crecer en número, y había una banda en concreto que a mi me fascinaba. Y ellos no hacían ni hardcore, ni punk, ni metal. Era un dúo y cantaba una chica. Algo hacía presagiar que esta fiebre mía por las chicas que cantan no era una casualidad. Mariona Aupí y su compañero Jaume García ponían en marcha un grupo con nombre en catalán pero con letras escritas en inglés. Comparada a perpetuidad con PJ Harvey por motivos obvios, el trip-hop también tenía su qué en Fang.

Imagen

Sinuosa, hipnótica, misteriosa, así era la música de este grupo de Banyoles que no admitía comparación dentro de la escena musical de aquí. Tenían un sonido único por aquel entonces, su gran pega era que quizás eran demasiado fríos en directo -les vi al menos cuatro o cinco veces y nunca me hicieron vibrar como en sus discos-, y en cierto sentido la suerte les fue esquiva. Como a otros tantos grupos de esa hornada y de otras tantas generaciones. My Weakpoint en 1996 era su primer disco, una tarjeta de presentación sin tacha, y dos años más tarde My Black Dress era el objeto de deseo que parecía destinado a que triunfasen por todo lo alto, una buena promoción, la prensa atenta a sus movimientos, una imagen correcta, y un álbum con piezas que podían encajar en audiencias distintas. Sin embargo, esta vez tampoco ocurrió. Con Monsters fueron a la desesperada, era su última carta. Todavía tenían otra que podían utilizar: el cambio de idioma. Pero ni así. Dos Vidas, que por otra parte tenía una calidad enorme, quedó como un paladín que disfrutaron unos cuantos afortunados. Nacieron como una rareza, se fueron sin hacer ruido cuando ya nadie les echaba de menos, y aunque ha pasado tiempo desde su huida a un lugar desconocido metido entre arbustos y alejado de ese asfalto que no les comprendió, sus cuatro discos aún aguantan muy bien el paso del tiempo. Escucha como palpitan los cinco minutos de “My Black Dress”. Esa voz a cargo de Mariona Aupí nos sigue encogiendo el corazón.

Fuzz Face en El Sol

El sábado 26 de enero es la fecha elegida para presentar Balas Perdidas en otro escenario mítico. En esta ocasión será a las 20 horas en El Sol, sala que también está inmersa en la celebración de su 30 aniversario y en el exitoso ciclo Dichosos Noventa. Para esta ocasión contaremos con Jose Lapuente, cantante de los oscenses Proscritos y flamante prologuista del libro, y de Fernando Pardo, vocalista de los Sex Museum, banda que actuará después en la misma sala y que protagoniza la contraportada del libro.

Imagen

Sex Museum, Festimad (Móstoles), 15 de julio de 1999

Para acceder al evento hay que sacar la invitación aquí.

Imagen

PROSCRITOS, sala Zeleste (Barcelona), 20 de enero de 1990

Descarga de Balas Perdidas en Sidecar

El próximo 23 de enero Balas Perdidas se viste de largo en la presentación que se realizará en un marco histórico, la sala Sidecar, que el año pasado cumplió sus primeros 30 años de existencia. Una noche para conocer el libro, echarnos unas risas y despertar alguna neurona perdida en la memoria.

La presentación será a las 21 h en el piso superior de la sala con la colaboración del músico Albert Gil (Brighton 64) y el escritor y periodista Kiko Amat. A partir de las 22 h estarán en formato acústico los recuperados Brighton 64 y los retornos exclusivos de Ultratruita, C-Pillos/Escalones y Fromheadtotoe. Aunque la entrada es gratuita después pasa lo que pasa y por lo tanto sería recomendable apuntarse antes en este evento de Facebook. (Nota: si alguien tiene previsto ir a La Gala del Primavera Sound que se celebra a las siete de la tarde en la sala Apolo, que no sufra, puede empalmar tranquilamente ambos actos).

Imagen

Estas son las bandas que estarán sobre el escenario de Sidecar:

ULTRATRUITA: un círculo que se cierra. Fue la primera banda que fotografié, el 16 de junio de 1984 en las Cotxeres de Sants —aunque realmente el primer concierto fue de los teloneros El Grito Acusador, una pandilla de cafres que salían enmascarados y con Casiotones cantando himnos como “Somos punks” (la rumorología decía que detrás de las máscaras se escondían Boris, Panotxa y compañía)—. Salvando todas (absolutamente TODAS) las distancias, Ultratruita fueron nuestros Talking Heads particulares.

Imagen

ultratruita, cotxeres de sants (Barcelona), 16 de junio de 1984

C-PILLOS/ESCALONES: lo reconozco, nunca les pude ver en directo. Pero si que seguí la carrera de los hermanos Forteza-Rey con Escalones o Texaco. C-Pillos fue una muestra más de la incomprensión de las bandas barcelonesas y la falta de recursos para documentar los primeros 80 en la ciudad ya que no dejaron ninguna grabación editada más allá de un puñado de ilocalizables maquetas (la última producida por Ariel Rot), la memoria de un montón de electrizantes conciertos y la presencia en los coros de «Rock And Roll Star» y «Eres Tu», la canción que cerraba el primer Lp de Loquillo Los Tiempos Están Cambiando.

Imagen

ESCALONES, sala MONUMENTAL (Barcelona), 10 de enero de 1993

FROMHEADTOTOE: la evolución de hardcore barcelonés pasó de la velocidad a unas propuestas más meditadas, que no desechaban recursos del pop-rock y buscaban un sello más personal. En esta escena es donde se encuadraban Fromheadtotoe, un grupo que estuvo marcado sobretodo por la voz y la estética de Raquel Pascual. Simplicidad y madurez, calidez y agresividad en una fructífera carrera.

Imagen

fromheadtotoe, FESTIMAD (MÓSTOLES), 16 DE JULIO DE 1999

BRIGHTON 64: Esta vez va en serio podría parecer un chiste pero no deja de ser un mensaje amargo e irónico con el que  Brighton 64 han titulado el disco con el que han vuelto a los escenarios. Tuvieron su gran oportunidad con “La casa de la bomba” pero la discográfica los trató como un juguete roto, imponiéndoles productores, músicos y todo tipo de cambios que acabaron desgastando la banda.

Imagen

Brighton 64, sala Studio 54 (Barcelona), 27 de febrero de 1987

Xavier Mercadé

Delicatessen de la memoria

Ayer Núria Torreblanca estuvo hablando sobre “Balas Perdidas” en el programa Julia en la Onda de Julia Otero (Onda Cero Radio) que lo definió como “una delicatessen de la memoria muy agradecida por los seguidores”. Aquí tenéis el audio.